Descripción del proyecto

La idea principal era crear un ambiente agradable y cercano donde los pequeños pacientes se encuentren cómodos. Que su visita al especialista dental sea agradable y bajo un clima que les resulte familiar. “Hacer una clínica, menos clínica.”

La sala de espera se convierte en un lugar de juegos donde encontramos un panel para formar figuras, un recorrido de anillas y una mesa donde pintar o jugar con una tableta digital.

Las butacas se cambian por casetas de madera con colores pastel, incluso la recepción está bajo techo a dos aguas y la puerta de paso a los boxes.

Dentro encontramos dos boxes comunicados mediante un vidrio translúcido fijo y puerta corredera de vidrio dando la sensación de lugar diáfano.

La iluminación natural se centra en los tres grandes ventanales fijos orientados a la calle Aben Hazam y en el acceso a la clínica. En cuanto a la iluminación eléctrica, principalmente es luz indirecta Led situada por el perímetro de la sala de espera y de las casetas. En los boxes la luz led indirecta esta centralizada en dos tiras en el techo.